miércoles, 28 de junio de 2017

No es magia...eres Tu, Siendo.

Cada cierto tiempo, después de que hayan pasado unas semanitas de mi último post en el blog, comienza a aparecer en mi mente una vocecita que dice "Julia, que ya toca escribir, que no puedes dejar más de un mes sin noticias tuyas en el blog...venga ponte, que sino las personas que te leen se van a olvidar de ti o van a decir que eres una informal...". Y yo en un principio me pongo nerviosa, busco, pienso, me siento a ver qué sale, porque tengo que hacerlo ya, no puede pasar más tiempo. 

Y cuando paro, me escucho y sobre todo, me siento, veo que esa voz viene de alguno de esos programas que tenemos instalados y que buscan que me sigan "viendo", reconociendo, valorando, por lo que hago, por mi trabajo. Busco esa valoración y reconocimiento, que yo NO me estoy dando a mí misma! Por eso, cuando escribo desde ahí, no llego, no alcanzo las expectativas que quiero y me frustro. Porque desde donde estoy actuando es desde mi necesidad a que los demás me den, lo que Yo no me estoy dando. 

Y esto que ocurre con un post, sucede por ejemplo cuando organizamos un evento, un curso, hacemos nuestra web, un currículum, presentamos una candidatura o un proyecto en nuestra empresa o como emprendedores...para que nos vean, nos dé prestigio, reconocimiento y desde ahí, siempre hay carencia, necesidad, mucho, mucho esfuerzo. Y entonces...¿cómo lo hacermos o para qué? 

Mi experiencia, lo que yo vivo, es que escribir un post, crear eventos, la web, el proyecto propuesto...etc tiene que ser una consecuencia y el resultado de haber hecho o más bien de vivir antes algo: el entusiasmo, el enamorarte de lo que eres, de lo que haces, sentir que ese proyecto, eso que tú estás haciendo y que forma parte de tí, es lo más grande, que te apasiona tu trabajo, que es importante para el mundo que tú estés ahí con ese proyecto, porque existe en tí un reconocimiento y una validación de lo que ERES, que no necesita del OK de los demás, que no se viene abajo si en un momento no hay reconocimiento externo, ni recibe un No por respuesta. Es tan grande eso que sientes, que sabes que ni siquiera es tuyo, sino que es una sensación de estar conectada a algo más grande que tu que te guía, te sostiene, que te hace seguir, es un impulso interno, como una luz interior que te hace caminar, con seguirdad absoluta en caminos de incertidumbre total, que te impulsa a lugares quizás nunca imaginados, que te hace recalcular y cambiar de objetivos, metas, con absoluta confianza y tranquilidad de que es ese el camino...y que a veces te trae dudas, miedos, vacío...pero si sueltas y aceptas, sigues, confias y...aparece la magia. 

Mejor dicho, no es magia, es energía. Porque cuando vives tus proyectos así, con ese entusiasmo,  no tienes que ir a buscar oportunidades ¡ellas te encuentran a tí! No necesitas hacer nada para que te vean, te contraten, te reconozcan. Cuando el entusiasmo, la pasión, el reconocimiento y la validación de lo que eres y haces viene de tí, tu nivel de vibración es tan alto, que a tu vida atraes cosas, personas, oportunidades que están a ese nivel y entonces dices que ha sucedido algo increible, mágico...

Pues no es magia. Eres tú vibrando en una energía de entusiasmo, pasión, confianza, belleza, eres tu, Siendo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario