jueves, 12 de enero de 2017

Cambiar "otra vez" por "a través"

No nos gustan los problemas. Huimos de los conflictos. Una de las frases que más escucho en el día a día es "deja, deja, que yo no quiero líos..." y en el caso en el que éstos surjan, o alguien nos cuente sus problemas, el objetivo es buscar una solución, acabar con el problema cuanto antes. Entonces aparece el ¿Qué vas a hacer? ¿qué solución ves? nos vamos a nuestra mente y pensamos, buscamos respuestas rápidas, damos vueltas una y otra vez, queremos salir de ahí cuanto antes...

Y no sé si a tí te sucede, pero hay conflictos, problemas, que parece que se solucionan (con la pareja, en el trabajo, con tus hijos/as, con tu madre o tu padre, compañeros de oficina, de aula, etc.) pero que cada cierto tiempo vuelven a aparecer, es como vivir en una rueda del hasmter, que además te frustra y te hace sentir cansancio e impotencia, porque cuando ya creías que estaba todo solucionado, que tú habías encontrado la solución a ese conflicto y que todo estaba ya "bajo control", vuelve de nuevo el problema. Quizás sea con la misma persona con la que el conflicto se generó o con otra distinta, quizás dejaste tu anterior trabajo por ese jefe "tóxico" que ya no soportabas más y resulta que en este nuevo trabajo, hay otro jefe/a tóxica, o en este caso es un compañero/a, o quizás hayas dejado claras las cosas a tu pareja, pero como en el día de la marmota, eso que no soportas de él o ella, vuelve a repetirse al poco tiempo...ya estamos "otra vez". 

Y es que quizás tengamos que cambiar el "otra vez" por el "a través". No son los problemas en sí lo que no nos gusta, en realidad lo que queremos evitar a toda costa es seguir sintiendo lo que sentimos. Es lo que ese conflicto nos hace sentir lo que no soportamos y buscamos soluciones en nuestra mente rápidamente para dejar de sentir-nos así, queremos estar tranquilas/os, serenos/as, ese es nuestro objetivo principal. Te suena eso de "yo no quiero problemas, lo único que quiero es estar tranquila/o".

El "otra vez" vuelve porque en ese conflicto que ha surgido, en vez de bucear, atravesar esa experiencia para mirar dentro, en lo profundo de mi, tomar conciencia de esa emoción y lo que me está queriendo decir a mí (no del otro), decido quedarme en la superficie, en el hecho concreto, sin ir más allá y buscar en mi mente una solución rápida. Que además tiene como consecuencia, que yo eche balones fuera y etiquete al otro/a de "tóxico", "egoísta", "broncas", "desconsiderado/a"...

Sin embargo el "a través" invita al sincericidio. Si en vez de ver el conflicto como un problema, como algo a evitar y de donde quiero salir rápidamente, aplicando soluciones de salen de mi mente, de creencias antiguas, pasadas, que tan sólo me permiten percibir y solucionar las cosas de forma distorsionada, quedándome en el juicio hacia mí o hacia el otro/a, si en vez de eso, elijo remangarme, coger aire, respirar y bucear dentro de mi, vivir esa experiencia con todos los matices, escuchar lo que me está haciendo sentir, por incómodo que me parezca, siendo radicalemente sincera conmigo (porque este conflicto va conmigo, no con la otra persona/as), sin tratar de buscar soluciones, sencillamente quiero ver, sentirme, observar desde qué percepción estoy viendo esta experiencia, qué está diciéndome a mí. Cuando me permito esto...como si de magia se tratara, ya no veo el conflicto como algo a evitar, sino que veo en ello una oportunidad para conocerme un poquito más, para ser una versión más expandida de mí, ya no existen en mi vida personas tóxicas de las que tenga que alejarme, tan sólo oportunidades. 

Y entonces poquito a poco, cambiando el "otra vez" por el "a través", comienza a instalarse en mi vida la tranquilidad, la serenidad. No como un objetivo que alcanzar, sino como consecuencia de ese trabajo de profundidad, de sincericidio conmigo. Porque si hay un aliado perfecto para el "otra vez", para que esa rueda del hamster siga girando una y otra vez, lanzando etiquetas que tan sólo me dejan atado a lo viejo (a mí y al otro/a) ese es el auto-engaño. 

Para salir de ahí, qué tal si cambiamos el "otra vez" por el "a través"? 

PD: Esta propuesta es para Valientes, para aquellas personas que están dispuestas a mirarse, a sentirse, a ser radicalmentete sinceras, y lo que a mí me resulta más complicado, que están dispuesta a poner amor incondicional por encima de todo hacia ellas mismas. Que dejen a un lado los juicios, las críticas, los sabotajes. Escucho muchas veces que este camino de descubrimiento y desarrollo personal es un camino duro, sale mucha "basura" de dentro...y esto es así si a todo lo que vemos, a cada sincericidio que hacemos le aplicamos la espada del juicio y nos quedamos ahí. El otro camino es el del amor incondicional, el de comprender que eso que acabo de ver de mí es maravilloso, porque como en otras ocasiones hemos compartido "si no se ve, no se va". 

Te atreves a experimentas, a vivir, a sentir? A través!! 


5 comentarios:

  1. Infinitamente de acuerdo. De hecho, me sorprendo viendo en tus palabras pensamientos recitntes míos de esos de antes de caer en el sueño...
    Gracias, Julia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rocio! bendito sueño y todo lo que este trae para nosotras..un abrazo

      Eliminar
  2. Infinitamente de acuerdo. De hecho, me sorprendo viendo en tus palabras pensamientos recitntes míos de esos de antes de caer en el sueño...
    Gracias, Julia

    ResponderEliminar
  3. Completamente de acuerdo contigo Julia los conflictos emocionales no se superan intelectualizando la consecuencia, sino llamando a la puerta de la causa y con humildad-valiente atravesarla. Gracias por tus aportaciones tan llenas de cariñosa enseñanza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a tí Mercedes. Es lo que experimento y vivo lo que comparto. La vida es la mayor de las enseñanzas y el mejor libro del que aprender. Un abrazo!

      Eliminar