lunes, 25 de julio de 2016

La mayor de las Conquistas

¿Y si la vida consistiera en vivirla...en experimentar, en sentir?...¿y si la vida fuese de conquistas? conquistarnos cada día, cada momento, en cada situación que nos contráe, que nos engancha el estómago, nos bloquea la garganta, nos cruje por dentro, nos aprieta, nos duele, nos asusta...conquistar nuestras emociones. No para eliminarlas, no son un enemigo a destruir...son una conquista por realizar. 

Resultado de imagen de elena shumilova
Fotografía de Elena Shumilova
Conquistar una emoción es atreverse a mirarla de frente, es ponerse delante...mirarla y sobre todo es sentirla. Es inundarse de ella, escucharla, validarla, es tener el coraje de dejar de juzgarla y tan sólo sentirla, acogerla. Y para esto, para ver, hay que ser valientes. Y es valiente quien es radicalmente sincero con lo que siente. No se engaña, no lucha, no tapa, no esconde, sino que tiene la entereza, el coraje de mirar a su miedo, a su vergüenza, a su ira, a la envidia, al odio, a la falsedad, a la culpa, a la tristeza, a la frutracción...sin juicio, sin reproches, sin escondites. Es quien se atreve a destapar sus secretos más profundos.

Los grandes conquistadores entienden que sólo siendo radicalmente sinceros, humildes, podemos realizar la mayor de las conquistas: la de nuestras emociones. Las mayores conquistas son las que en un principio juzgamos como "malas", esos "dramas" cotidianos que no queremos ver, mirar de frente...y mucho menos sentir. Y antes esas emociones que surgen de experimentar la vida, nos contraemos, sin darnos cuenta de que cada una de esas contracciones son una oportunidad para conocer un poco más de nosotros, para que aquello que permanece aún oculto en nuestro inconsciente y que sin darnos cuenta dirige nuestra vida, salga a la luz. 

¿Quieres ser un conquistador? experimenta la vida, vive cada situación que te contrae como una oportunidad de conquista, atrévete a mirar, a sentir esas emociones que te crujen por dentro, acógelas, valídalas, escúchalas, observalas, te están hablando...y ahora, respira, no te dejes atrapar por ellas, los conquistadores no se dejan secuestrar por las emociones, sino que utilizan la mejor de sus "armas" la  más poderosa, la que consigue hacer alquimia de la emocion, lo que permite distinguir a los grandes: en ese momento son capaces de ...Respirar para introducir Quietud, serenidad, vacío. 

Los grandes guerreros se atreven a ver, a sentir. Y es que Sentir es la llave para su libertad, aquella que nos permite elegir lo que queremos ser. Sentir y ver lo que esa emoción me está diciendo, esa es la mayor de las conquistas. Esa es tu mayor conquista. ¿Te atreves?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada