viernes, 8 de enero de 2016

Antes que Metas y Objetivos ¿por qué no creas tu Proyecto 2016?

Fotografía de Elena Shumilova.

Han pasado apenas una semana desde que dimos la bienvenida al 2016 y llega el tiempo de marcarnos objetivos, metas a las que queremos llegar este nuevo año. Es curioso pero suelen ser parecidas año tras año, lo que indica que solemos comenzar con fuerza los primeros días pero luego vamos olvidándonos de esos retos.

Y esto es perfecto para tomar consciencia de que quizás no estemos lo suficiente motivados para ello, no queramos poner la energía suficiente para cumplirlos porque no nos compensa el esfuerzo...o incluso porque en realidad no son cosas que de verdad queremos, no nos laten, no tienen el impulso ni el motor que necesitamos para conseguirlo.


Y yo hoy quiero hacer una propuesta: determinar esos objetivos y metas dentro de algo que dé sentido a estos, crear tu proyecto 2016. No tiene el glamour que da crear tu misión en la vida, pero de alguna manera si quieres tener un proyecto de verdad, tendrá que estar alineado con tus valores, tu vocación, tu misión. Sino, la falta de integridad, hará que el proyecto y como consecuencia tus metas, objetivos, no se cumplan. 

Crear un proyecto supone idear un modo de vida y ponerlo en marcha. Conlleva valores, principios, emociones, objetivos, acciones, que dependen de mí para que se cumplan. Poner en marcha un proyecto supone:

Parar para Sentir-te: Me gusta decir que los proyectos, al igual que los objetivos y las metas las pone el corazón, no la cabeza. Poner en marcha un modo de vida acorde con lo que quiero, ir hacia mis objetivos o metas supone esfuerzo (que no sacrificio) y perseverancia. Si no nos preguntamos antes de crear el proyecto, para qué lo hacemos y si esa respuesta no nos lleva al entusiasmo, no nos ilusiona, si va precedida por un "tengo que", es muy probable que no se cumpla. Por tanto, es el corazón quien decide el proyecto y los objetivos para desarrollarlo, y aquí es donde entra la cabeza, porque es la mente la que ejecuta. Poner en marcha nuestra mente para trabajar nuestra perseverancia, disciplina a la hora de cumplir con ello.

Responsabilidad: Cuando en tu vida has creado un proyecto, tú eres la persona responsable de tus decisiones, Esto supone dejar de culpabilizar, cambiar el papel de víctima y reconocer tu liderazgo en este proyecto.

Foco: Un proyecto te invita a enfocar y tener un foco claro es la fuerza y el motor y que lleva al compromiso y a seguir día a día dando pasos para construir y seguir adelante. Y no hay nada más potente que tu cabeza y tu corazón, toda tu energía enfocada en un proyecto. Eso te lleva a ser constante, a seguir y buscar caminos alternativos cuando parece que todo está perdido, a transformar dificultades o errores en oportunidades para re-encuadrar, mejorar, re-ubicarte.

Conexión, diálogo interno: Todo proyecto necesita de tiempo para conectar contigo, antes como hemos dicho para crear desde el sentir, durante para ir evaluando que lo que estoy haciendo está en coherencia y alineado con mis valores, con mi para qué, sintiendo que sigue teniendo sentido, que voy por buen camino y después porque me permitirá recoger y aprender del camino andado, de los logros, de los errores. 

Visualizate viviendo desde tu proyecto, llevándole a cabo. ¿Qué estás sientiendo? Qué te estás diciendo? ¿lo puedes ver, sentir, escuchar? ¿Cómo estás? ¿Y las personas a tu alrededor? Cuando estés ahí en ese estado, por qué no dibujar o escribir lo que estás sintiendo al conseguir vivir así. Puede que lo traduzcas en un dibujo, en un poema, en una palabra, un olor, un gesto en tu cuerpo...que sea como un anclaje. Y todas las mañanas al pre-parar tu día, conecta con ese sentir a través de ese anclaje, que te llene de energía, que te enfoque para seguir o actuar conforme a ese sentir. 

Y cuando tu proyecto esté definido, sentido, escríbelo. No somos conscientes del poder de la palabra escrita. Escribir ti ayuda a dar forma, a clarificar, a sellar un compromiso aún mayor. 

Acción: un proyecto escrito, sin pasar a la acción, es sólo papel. Dice Francisco Alcaide: "La acción es la perfección de la decisión. Si decides algo y no actúas, no has decidido nada. Sólo se van encontrando respuestas en la acción. La acción es el puente entre nuestros sueños y la realidad. La acción es la verdadera medida de la inteligencia, porque la inteligencia es inteligencia práctica. Inteligencia no es ‘saber’, inteligencia es ‘hacer’. El peor vicio que se puede cometer es el de quedarse quieto, parado, inmóvil a que se den las circunstancias perfectas. Nunca ocurre y además el tiempo trascurre y cada hora que pasa ya no vuelve." 

Ese proyecto que va a inundar tu vida, va a ser el marco perfecto desde donde proponerte metas y objetivos, porque no serán metas aisladas, sin sentido, estarán y vendrán envueltas en la integridad que supone un modo de vida coherente y alineado con tu sentir y tu forma de vida.

Y que esas metas sean claras, auténticas (establecidas y queridas por tí) que dependa de tí su consecución (revisa tus creencias. Sólo cuando creemos, creamos. Y recuerda "si crees que puedes, estás en lo cierto, si crees que no puedes, también estás en lo cierto) ecológicas (si el esfuerzo es inmenso, devastador con todo tu entorno, contigo, es probable que lo dejes muy pronto), retadoras (toda meta u objetivo supone movernos, salir de nuestra zona de confort, pero si es una meta sentida, te compensara ese "extra" de valentía e incertidumbre) ilusionantes y aunque ir a por ellas supongan también esa parte de esfuerzo, busca el placer y el disfrute en ello.Y prémiate cada vez que hayas conseguido ese logro que te acerca a tu meta,  

Y lo más bonito de todo esto es que cuando estás inmerso en esto, quizás a medio camino, el para qué de esa meta ya no tenga sentido para tí, por circunstancias, por cambio de prioridades, o porque todo lo realizado hasta ese momento, te ha abierto otras puertas o ventanas que has descubierto más apasionantes en ese momento. Eso sí, alcanzado tu meta o reemplazada por otra, tú ya no vas a ser la misma persona. 

Y es que "lo que consigues al alcanzar tus metas no es tan importante como en lo que te conviertes por conseguir tus metas". Henry David Thoreau.

Comparto con vosotros esta entrevista en 8 Magazine, en la que hablamos sobre esto: Propósitos, Metas, Objetivos, cómo establecerlos y alcanzarlos.


2 comentarios:

  1. Genial Julia, ya tengo mi lista de no hacer y muy importante el buscar el para qué

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mónica! A por ellas. Y si, no olvides conectar con tu para qué, con tu sentir. Eso te ayudará a conseguirlas! Un abrazo

      Eliminar