lunes, 28 de diciembre de 2015

Elegir la Alegría y Celebrar.

"Advertir la vida mientras se vive, alcanzar a vislumbrar su implacable grandeza, disfrutar del tiempo y de las personas que lo habitan, celebrar la vida y el sueño de vivir, ése es su arte." (Cieri Estrada, Doménico)

Si, elijo la Alegría, porque es una emoción que podemos escoger sentir y vivir de forma consciente. La alegría se educa, es una actitud y una opción de vida.  Es esa emoción que nos energiza, el motor que nos mueve a la acción, a descubrir, a sentir curiosidad, al aprendizaje. Es la hermana mayor de la ilusión, la compañera inseparable del entusiasmo.

La alegría es el requisito necesario para que surja la conexión, el encuentro. Y sabes, es contagiosa. Pero no es ingenua, ni ciega. Nos permite ver lo que hay de injusto, de doloroso en la vida. No nos aísla de la tristeza, ni del dolor, ni de la realidad. Porque sería un error pensar que podemos vivir la alegría como un estado perenne, como esa felicidad artificial que nos venden "para toda la vida". 

Elegir la alegría supone ver el vaso medio lleno, en dejar de enfocarse en el desaliento, la desesperanza, el control y el miedo y aprender a vivir con la consciencia puesta en la confianza, en el entusiasmo, en ver la parte positiva y enfocar los problemas como oportunidades, en descubrir regalos más allá de envoltorios que no nos gustan, en hacer que lo cotidiano se vuelva extraordinario a través de la magia de la mirada apreciativa, celebrando los momentos mágicos de la vida, que vienen si hoja de instrucciones porque son sencillos. 

Abrazos calentitos, besos que suenan y saben a chocolate, miradas cómplices que esconden secretos inconfesables, cafés a mediodía que reconfortan y crean espacios protegidos, marchas por el monte que te hacen sentir parte de algo tan inmenso que es inexplicable, rayos de luz que se cuelan entren los árboles y parecen mensajes directos al corazón.

Sentir que aún te acompaña esa niña de cinco años que no ha perdido la inocencia, ni la capacidad de disfrutar, de jugar, de soñar. Reír a carcajadas, soltar, confiar, correr. Que la magia esté presente en cada día, que la imaginación sea otra, la mejor compañera de juego.

Atender a los detalles, esos que marcan la diferencia entre lo ordinario y lo extraordinario, entre lo real y lo mágico. Quedarnos con lo positivo de cada vivencia, porque toda experiencia nos trae un aprendizaje que nos lleva a crecer, a vivir más conscientes, a estar con más presencia en el día a día. 

Celebra la vida. Que estamos vivos, que cada mañana al despertar, tenemos la oportunidad de crear la vida que queremos y en la que creemos. Es nuestra responsabilidad y es nuestro mayor poder: elegir la actitud, desde dónde queremos vivir la vida, nuestra vida. 

"Recuperar el arte de celebrar, una de las prácticas más antiguas de la humanidad que, si es vivida con alegría y conciencia, puede ser la mecha que devuelva periódicamente a la vida toda su intensidad." (Lola Mayenco, Algo que Celebrar)

Antes de que este año termine, quiero cerrar con gratitud y alegría por lo vivido contigo y elijo mirar a este 2016 con alegría, consciencia y confianza. 



¿Qué te parece dedicar un tiempo a pre-pararte para la llegada del 2016? Cómo quieres vivir y enfocar este nuevo año? ¿Dónde vas a poner el foco, con qué actitud y desde dónde eliges vivir?

         CONFIANZA, CONSCIENCIA, AMOR, PRESENCIA, ALEGRÍA Y DISFRUTE.

Elijo y quiero vivir así este 2016. Palabras que crean realidades cuando las llenas de sentir, de consciencia y de acción. ¿Y tu?





4 comentarios:

  1. Me EN-CAN-TA!!!!! Me encanta, me encanta, me encantaaaaaaa...por dios, que bonito Julia!!!!
    ERES GRANDE!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ruben!! Me gusta que te guste! Alegría y felicidad para este 2016! Un besazo y gracias por estar aquí!

      Eliminar
  2. Muchas gracias Cesar! Celebrar y apreciar lo bonito de la vida. Feliz 2016 y gracias por pasarte por esta casa. Un abrazo

    ResponderEliminar