sábado, 14 de febrero de 2015

Cuando el Orgullo y la Confianza van de la mano.

Hay algo, una sensación que me ocurre cada vez que termino un post de los que escribo en este blog, o para otros espacios en los que colaboro. Y es que escribir, cuando es algo que te sale de dentro, que te ayuda a expresar lo que sientes, incluso a verlo más claro una vez que está plasmado en un papel, es para mí una terapia. Un modo de conectar con quien soy, de contar lo que siento. Y es un proceso que requiere silencio. Silencio para eschuchar lo que tu cuerpo, tu ser te está pidiendo a voces. Es  ese momento de inspiración en el que sabes que tan sólo tienes que sentarte y dejarte llevar por tus manos, ya que es el corazón o algo que no sabes muy bien qué es, quién realmente las guía.

Cuando esto sucede así, lo que sale es parte de mí, de quién soy. Aquí consigo ser mi yo más auténtico. Y aquí no surgen dudas, hay determinación en lo que escribo. Afloran mis emociones, mis pensamientos, mis creencias, mis aprendizajes. Hasta aquí todo perfecto. El momento mas "dificil" vienen cuando toca dar el boton de "publicar". Aquí comienzan a surgir las dudas y como si de un torrente emocional se tratara, a mi cabeza llegan pesamientos como:
- ¿Y si no es lo suficientenemente bueno? ¿Y si no gusta tanto como el anterior? ¿Y si decepciono a las personas que lo están esperando? ¿Y si..? ¿Te suenan todas estas cosas? a mí me sucende escribiendo, o cuando imparto formación, conferencias...y puede ocurrirnos en muchos ámbitos de nuestra vida...Me da miedo la crítica, el no gustar, el no estar a la altura, no llegar a cumplir expectativas, las mías y las de los demás. Exponerse, mostrarse tal cual eres no es fácil....no lo es cuando falla algo que no está bien visto o a mi forma de verlo, no está bien entendido, que es el Orgullo.
Una emoción que nada tiene que ver con la arrogancia, la prepotencia, sino todo lo contrario. El orgullo es la emoción que te conecta con la admiración por quier eres. Admirar tu ser y admirar a los demás por lo que son. Desde ahí no puede haber prepontencia, sino humildad. Y sólo desde ahí somos capaces de expresarnos como somos, de crear, de vivir con autenticidad. Ese orgullo te lleva al reconocimiento de la persona que eres y que son los demás, sin envidias, dejando a un lado comparaciones, miedos. Y sólo así podemos vivir en un mundo de Y, de abundancia, de colaboración y solidaridad y dejar el O de la competitividad, de la escasez, de ganas tu o yo.
- Me gusta gustar. No lo voy a negar. Y resulta que cuando escribo y me expongo, sé que no gusto a todos y que habrá personas a quien no sólo no guste, sino que me critiquen. Y no hablo de ese feedback nutritivo, que sale del corazón de las personas que te quieren, te aportan, te hacen crecer. Esa retroalimentación se siente así, desde el cariño y el orgullo de la personas que te quiere y te admira y que te hace crecer y sentir querida y admirada. Es esa crítica que vienen desde el miedo y la envidia la que no me gusta y duele. Y esa, también va estar ahí. Y a esa sólo la puedes vencer desde el orgullo. Con humildad y firmeza, aceptando y siguiendo...porque sino, te quedas anclado ahí, buscando el reconocimiento de esas personas que no te lo van a dar y sobre todo, perdiendo la esencia de quien eres...y si pierdes eso, puede que ganes más "me gusta", pero has perdido el "me encantas" más importante, el tuyo.
"...Y de este modo conseguimos estar en paz con los hombres pero en guerra con las entrañas"
 Luis Bueno
- Otras veces pienso, uf, me he expuesto demasiado. Aquí hablo de mis emociones más profundas, de quien soy sin tapujos, sin máscaras. Y esto te hace sentir vulnerabilidad. Cuando te muestras y dejas a un lado títulos, pertenencias, esos "sostenes" que nos dan status y te quedas sólo con tus sentimientos, reflexiones, vivencias, cuando sacas las entrañas...eso supone exponerte. Y esto, desde mi orgullo os digo que es tener coraje. Supone mostrar quien soy desde el corazón, permitiéndome ser imperfecta, porque lo soy. Y supone asumir mi vulnerabilidad. Esa que está en el nucleo del miedo, la envidia, la vergüenza y además es la esencia de la creatividad, la ternura, el amor. Esa vulnerabilidad, es también bella y en cierta manera, es la que nos hace sentir vivos.
Y después de que todo este "tsunami" de pensamientos pase por mi cabeza en ese instante en que tengo que dar al botón que me expone ante muchas personas, entonces, me acuerdo de una frase que me dijo hace muy poco el maestro Luis Emilio Oliver, cuando le preguntaba por la confianza. ¿Qué es la confianza, cómo se confía? y el me respondió: "la “Confianza” nace siempre de la valoración que damos a la Vida y a nosotros mismos en ella; esa seguridad en el significado de mi Valor intrínseco, que no necesita ninguna confirmación."
Orgullo y confianza van unidos. Sentirse digna de amor, de admiración. Saberse suficiente.
Contribuyo, me muestro y me acepto desde lo que soy. Desde aquí puedo ser amable y compasiva conmigo y sobre todo, con los demás. Que están en el mismo camino.
Cuando siento este impulso, consigo conectar con mi orgullo, mi confianza y es entonces, cuando doy al botón de "publicar"...y todo está bien.
Cuando nos mostramos como somos, damos el permiso a los demás de hacer lo mismo. Y como dice mi querida amiga Marina Escalona, entonces, con toda seguridad, ellos sacan y muestran también, lo mejor de ellos.
Este es el enlace a un cuento de Jorge Bucay que habla de ello: "El caballero Sir Galahad"
(Gracias Marina)



4 comentarios:

  1. Ay, Julia.... en la primera parte que identificada me siento.... el miedo o los miedos del momento en el que "todo está hecho", seguro? Podría ser mejor?... y si? Y si? Y si? Que bien lo has recogido. Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  2. No entiendo que puedas dudar con esa facilidad de palabra y pensamiento. Sigue así.
    Estaremos encantados de leerte, yo al menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo! es un honor contar con tu compañía en este blog, que es un pedacito de mí. Un abrazo

      Eliminar
  3. Laura! poner consciencia en ello ya es todo un paso. Vamos caminando y conquistando miedos...transformando esos y si? en orgullo y confianza. Adelante amiga! Un besazo

    ResponderEliminar