viernes, 30 de enero de 2015

Es tiempo de #Rabia y #Valentía


Ayer escuchaba en un programa de radio un llamamiento de UNICEF en el que el presidente de Unicef habla de la situación de millones de niños en el mundo y del dinero necesario para hacer frente a lo que está sucediendo. La buena noticia es que si se quiere, se puede. Y al escucharle hablar, tengo que confesar que me dieron ganas varias veces de cambiar de emisora. Cuesta y duele imaginar lo que estos niños y niñas pueden estar viviendo y sobre todo te llena de rabia saber que esto podría solucionarse. No es algo a corto plazo y si empezamos ya, quizás algún dia... Esto me pasó con esta noticia y las que vinieron después no fueron mucho más tranquilizadoras. Entonces te preguntas ¿qué haces con esta rabia, con la impotencia que, no tanto escucharlo, sino sentirlo, te invade?
Esa pregunta me hacía yo mientras escuchaba esto y lo que me vino a la cabeza fué que no es suficiente, que ya no vale...
- Que ahora más que nunca tenemos acceso a lo que pasa en el mundo, en nuestro país, en nuestra ciudad, en el barrio, en el colegio de nuestros hijos...y nuestra manera de expresar lo que sentimos y quedarnos mas a gusto (o al menos eso creemos) es publicar en nuestro muro de facebook y denunciar a través de twitter lo que no nos gusta, la corrupción, el abuso, las guerras, los desahucios, , la esclavitud infantil, etc. y con eso creemos que ya es suficiente, es como que ya hemos hecho lo que teníamos que hacer porque además, nuestros amigos o seguidores nos contestan, entramos en un debate 2.0 y ya está. Pues no, no es suficiente.
- Vemos injusticias a nuestro alrededor, políticos corruptos, programas de televisión que atentan contra la dignidad del espectador y también de quien protagoniza dicho espectáculo deprimente, lo criticamos...pero las audiencias mandan y son programas líderes de audiencia. Estamos cansados de tanta corrupción y manipulación en los medios, en la política...y aunque esto raspe, a los políticos les elegimos nosotros y nosotras en las urnas. Tenemos elección este año y el próximo, sino antes. Yo no voy a meterme en política, lo que sí tengo claro es que nosotros elegimos. Lo que toca pensar es bajo qué premisas elejimos: el miedo, la rabia, el victimismo...y también sé es que, como decía Einstein "no podemos resolver problemas usando la misma consciencia" No es suficiente con la queja, ya no vale.
- Tenemos claro que hay que cambiar el sistema educativo,los padres, entre otras cosas, nos quejamos de la cantidad de deberes que ponen a nuestros hijos en el colegio, de que sus hijos se aburren en clase, de que cada vez hay más niños medicados, los profesores están desmotivados, axfisiados por los papeles y sin apenas tiempo para disfrutar de sus alumnos, para "verles", para acompañarles en su etapa educativa. Y entonces creamos grupos de whassapp para desahogarnos, colgamos en facebook frases estupendas que hablan de una educación alternativa...y ya está. Pues no, no es suficiente.
Es tiempo de cambio, de valentía, de rabia. Si, de rabia. Y es que esta es una emoción con mala prensa, pero que si conocemos a fondo, veréis como lo que puede hacer es que desde la tranquilidad y la determinación, con contundencia, busquemos hacer justicia. Es la emoción que nos lleva a la acción, para hacer justicia. Y es una emoción serena, calmada, eso sí, llena de fuerza.
En todos los casos anteriores, hemos visto que lo que hacemos es expresar el así no. Pero la rabia también require el Así si. Decimos así no cuando detectamos una injusticia o manipulación. Pero para que la rabia cumpla su función debemos expresar el así si: qué queremos, cómo lo queremos y esto es lo que nos lleva a la acción.
Para el así no necesitamos estar Presentes: cuando estamos en este estado, percibimos todo lo que está sucediendo, estamos atentos y captamos mucha más información. Somos capaces de no tragarnos mentiras, de sentir que lo que nos están diciendo o haciendo no es justo, que me están manipulando a través del miedo, de la queja, del victimismo.
Para el así sí es necesario poner consciencia y parar para sentir lo que realmente necesitamos. Y valentía para ponernos en movimiento y hacerlo. Valentía para salir de nuestra zona de confort y actuar: con nuestras acciones podemos cambiar muchas cosas, podemos hacer justicia. Primero en lo que a nosotros se refiere y después podemos poner nuestro granito de arena, para conseguir mayor justicia en otros ámbitos. Además esa rabia expresada con contundencia y serenidad hace que tu sentimiento de impotencia disminuya, aumente tu fuerza, tu empoderamiento. Y es que no somos conscientes del poder que tenemos. Y es un poder que no nos otorga nadie, sino que viene de dentro, es nuestra fuerza, nuestra luz. Todo lo que salga desde ahí, llega con una potencia infinita. Es determinante, poderoso.
Es cierto que no podemos estar en todo, pero sí FOCALIZARNOS en un objetivo. ¿Dónde quieres poner tu foco? ¿en el medio ambiente, en la educación, en la lucha por la igualdad, en los derechos humanos,en la cooperación internacional, en la salud,...etc? Quizás primero tengas que comenzar por tí, por hacer justicia en tu vida, en aprender a expresar y gestionar tu rabia, después, todo lo demás.
Yo hoy os dejo en este post información del próximo Congreso Aprendemos Todos ¿A qué vamos al colegio? que se celebrará los días 6, 7 y 8 de Febrero en Madrid.
Un proyecto en el me siento orgullosa de formar parte, junto con muchas otras personas que han decidido es que este sea su así si. Y es maravilloso.
Congreso Aprendemos Todos. Información y programa: Pincha Aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario